Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

EN JUNIO DE 1934 FUE UN DÍA DE CONGOJA PARA LA PAZ… VIO DESFILAR A MÁS DE 1.700 CAUTIVOS PARAGUAYOS

Por: Oscar Córdova Ortega - Lic. en Comunicación Social, Especialista en Comunicación Estratégica, Periodista Investigador. / Este artículo fue publicado en el periódico La Patria el 29 de septiembre de 2016.

¿Lloran las madres?... Sí… lloran ante el triste desfile de seres humanos, que ahora parecen espectros sin rumbo, caminando por las calles de la ciudad de La Paz. La pena invade a la muchedumbre, que de la curiosidad e insultos a los paraguayos, pasó a la misericordia y la compasión…
Transcurre mayo de 1934, y los bolivianos vibran con emoción, pues se sabe de una victoria en una batalla. Se informa a través de los periódicos, que en la batalla de Cañada Strongest fueron capturados unos 1.500 militares paraguayos entre oficiales, suboficiales y soldados. Ahora esos paraguayos, son cautivos del ejército boliviano.

DE VILLA MONTES A ORURO


Según el historiador Maurice Cazorla, los prisioneros paraguayos capturados en Cañada Strongest, en su camino hacia la ciudad de La Paz, estuvieron en la ciudad de Oruro, alojados en el cuartel "Modelo" actualmente Regimiento Camacho. Muchos de ellos fueron empleados en trabajos de apertura de caminos y otros fueron trasladados a las minas por la escasez de mano de obra. Cazorla manifiesta que se tiene alguna información, que algunos contingentes de prisioneros se quedaron en la ciudad dedicados a obras públicas. 

DE ORURO A VIACHA LA PRIMERA IMPRESIÓN DE LOS PRISIONEROS 

De Oruro fueron transportados en vagones del ferrocarril hacia la localidad de Viacha. Queremos rescatar las impresiones de un corresponsal del periódico El Diario: "Se nos recibe amablemente, traspuesto el umbral se ofrece a nuestra vista una abigarrada multitud de soldados paraguayos. Muchos llevan las frazadas envueltas al cuerpo, parte de la dotación del ejército boliviano, la ropa de campaña con que han caído prisioneros está en buen estado… Una buena parte de estos soldados prisioneros, carecen en absoluto de ropa interior, de tal manera que llevan el uniforme sobre la carne…".
Una enorme multitud de ciento veinte mil almas abrió calles en un recorrido de treinta cuadras…
Así titulaba en sus páginas principales una edición del diario La Razón, de junio de 1934, refiriéndose a la llegada de los prisioneros paraguayos a la ciudad de La Paz. 
Según investigaciones, fueron reunidos los prisioneros que permanecían en el pueblo de Quime y los capturados en Cañada Strongest, eran más de 1.700 cautivos. Luego de ser desembarcados de los vagones en la Estación Central de La Paz, se dispuso el desfile.
Transcribimos parte de la crónica periodística, relatada por el corresponsal de La Razón: Comienza el desfile… Un doloroso recuerdo
"A las 14.15 comenzó el desembarque de los soldados dentro del mayor orden y silencio, iniciándose minutos más tarde el desfile de los prisioneros, encabezándolo un pelotón de carabineros, un grupo de jefes y oficiales cautivos, entre los cuales se hallaba el capitán Joel Estigarribia, los tenientes Ortigoza y Russo Padín. La Avenida Tarapacá, calle Comercio, Plaza Pérez Velasco y Murillo, calles Ayacucho, Mercado, Loayza, Avenida 16 de julio, los edificios públicos, estaban repletos de gente". 
"Y aquí viene lo amargo de la jornada. Aparecen las secciones de hombres que parecen, pálidos, como los jefes y oficiales. Chorreados, desmirriados; muchísimos vienen abrigados con ponchos de lana y frazadas del ejército boliviano, que han recibido de caridad".
"En todo el trayecto se oyen voces de compasión y curiosidad; pero invade la tristeza, están desnutridos, famélicos y esqueléticos, El desfile ha sido a lo largo de callejones humanos como si las gentes hubieren querido proteger a los paraguayos. Después, paso a paso, hasta el colegio militar, hasta el final de la avenida Arce…" escribe el periodista de La Razón.

DESDE EL OTRO LADO

"¡Pilas cobardes! ¡Patapilas! ¡Gallinas argentinas!... Tales los insultos se endilgaban a gritos a los soldados, y también a los oficiales capturados…Nos desnudaron; camisas, pantalones y zapatones que eran minuciosamente examinados so pretexto de que éramos traicioneros y cobardes y que no había que descuidarse, porque podríamos tener granadas de mano o cuchillos". Parte de uno de los párrafos del libro paraguayo, 50 años después, Recuerdos de la Guerra del Chaco.

LOS OFICIALES PARAGUAYOS VIENEN EN TRIMOTORES 

Según relata el Tte. 2° Eulogio Recalde (paraguayo), señala que desde el Fortín Ballivián, fueron conducidos por vía aérea, en el trimotor Chorolque hasta Villa Montes. En este viaje fueron transportados los restos del Mayor boliviano, Desiderio Rocha, fallecido en combate. El día 26 de mayo de 1934, otra vez por vía aérea hicieron el viaje en el trimotor Bolívar, hasta la ciudad de Tarija. De ésta ciudad a Villazón, en camiones, y de ahí a Oruro por vía férrea donde permanecieron una semana.
Aquí, es necesario realizar una analogía del trato que recibieron los prisioneros bolivianos y paraguayos.

LOS BOLIVIANOS Y SU DESGRACIA DE HABER CAÍDO PRISIONEROS

El soldado Espinoza Mier relata…"La primera acción de los oficiales paraguayos contra nosotros después de que caímos prisioneros fue el asesinato por apuñalamiento de nuestro camarada para apoderarse de sus billetes de 20 bolivianos"... Estos datos y muchos más, fueron escritos en el libro, Tendido Suelo, Tapa Cielo; Memorias de un Prisionero de la Guerra.
El soldado Raúl Ibargüen relata, "En Isla Poí encontramos otros prisioneros que dormían bajo pieles de res, cuando nos invitaron a que hiciéramos otro tanto, sentimos que estas pieles estaban frescas y despedían un olor insoportable, sin embargo era preferible cubrirse con las pieles para evitar los mosquitos y el frío. Todos se quejaban de la miseria en que vivían debido al salvajismo del enemigo". Párrafo de su libro Frente, Prisión, Evasión.
Los prisioneros paraguayos, no tuvieron ese tipo de sufrimientos. 
Y… falta aún más
Hasta ahora se ha evidenciado que no existe literatura histórica, que haga referencia a la vivencia de los prisioneros paraguayos en Bolivia. Solamente un libro escrito por un oficial paraguayo, y algunos otros párrafos dispersos en varios libros guaraníes y bolivianos, pero que no son específicos sobre esta temática. En nuestra crónica, solo abordamos algunos pasajes respecto a los prisioneros paraguayos. Nos enfrascamos en rebuscar y compartir con nuestros lectores, qué pasó con los prisioneros pilas, después de Cañada Strongest. Sin embargo queda mucho por escribir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Historias de Bolivia. Con la tecnología de Blogger.