Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

EVOCANDO A UN HÉROE Y PIONERO DE LA AVIACIÓN NACIONAL: BIOGRAFÍA DEL GRAL. ALFREDO SANTALLA ESTRELLA

Extraído de: AviacionBoliviana.Net / publicado en el año 1992 / Por: Ramiro Molina Alanes. // Foto: Los aviadores bolivianos Mayor Alfredo Santalla y el Capitán Lucio Luiyarza llegaron a Montevideo procedentes de Buenos Aires, aterrizando en la Escuela Militar de Aviación el 23/10/1928 en un avión Focker. Los aviadores habían visitado Buenos Aires asociándose en representación de su Gobierno a los festejos de la trasmisión del mando en la República Argentina y portando un saludo del Gobierno de Bolivia al Dr. Campisteguy en Uruguay. En la foto los aviadores saludando al arribar a Montevideo. Datos Diario Imparcial del 23/10/1928.

Nombre: Alfredo Santalla Estrella
Lugar de nacimiento: Sorata, La Paz
Nacido en: 1894
Falleció en:17 de Junio de 1988
Campañas y acciones: Primera Guerra Mundial, Guerra del Riff, Guerra del Chaco
Unidades: 1er Régiment Etrangers[1]
8v Escadrille Armée de l'Air
Escuadrilla de Reconocimiento
Escuadrilla Santalla
Aeronaves: C.97, C.VB, Bre.19, Vk.143, Osprey

El 17 del presente mes de junio se cumplieron cuatro años del fallecimiento de uno de los pioneros de la aviación nacional y caracterizado héroe de la Primera Guerra Mundial así como de la Guerra del Chaco: el Gral. Brig. Aé. (r) Alfredo Santalla Estrella, quien como digno y meritorio ciudadano falleció poco más que olvidado por la ingratitud humana.
Al evocar esta fecha y la brillante figura de este aviador de la época heroica de la aviación nacional, juzgamos que fue justa la nominación del Grupo Aéreo “53” con sede en la ciudad de Cobija con su inmarcesible nombre, que así perdurará por siempre.

Carrera Militar en el Extranjero:

Conocedor de sus aptitudes se alistó en la carrera de armas, en 1916 – a los 22 años y cuando tenía el grado subteniente- se enroló en la Legión Extranjera de Francia. Como parte de esta unidad de Infantería intervino en numerosas campañas y acciones de la Gran Guerra.
Siempre destacó en sus intervenciones bélicas en Francia y posteriormente en Marruecos, mereciendo seis citaciones y condecoraciones por acciones de guerra. Es especialmente recordada su condecoración con la Orden Nacional de la Legión de Honor (Ordre national de la Légion d'Honneur) en el grado de Officier (Oficial), por su actuación en la Segunda Batalla de Aisne –sector de Chemin des Dames en Abril de 1917.
Permaneció en la Legión Extranjera hasta 1918, ingresando luego a la École Spéciale Militaire de Saint-Cyr para seguir cursos superiores de Guerra. Al finalizar sus estudios fue ascendido al grado de Teniente Efectivo.
En 1919 se alistó nuevamente a su regimiento de la legión para interviniendo en la Campaña del Rif hasta a 1921 pudo entonces iniciar sus actividades aéreas como observador y metrallista al enrolarse en la Escuela de Observación y Bombardeo de Aviación de Mequinez.[2] Es posible que regresase a Bolivia bajo licencia por un corto periodo de tiempo, ya que en 1925 figura como alumno de la Escuela Militar de Aviación en La Paz; sin embargo retornó a Marruecos y en esta ocasión fue condecorado por dos acciones “porque le tocó volar con urgencia con otro avión de la 8va Escuadrilla, desde Meknes a Bud-el-Nid, sin contar siquiera con una carta geográfica de la región, también fue citado por los bombardeos sobre posiciones enemigas el 28 y 30 de Mayo de 1926.”[3]
En gratitud por sus servicios, fue becado a la Escuela de Pilotaje en Istres y más tarde a la Escuela de Alto Pilotaje de Bel Abord, egresando con el brevete francés de piloto de guerra. Luego de su experiencia en Marruecos y educación en el exterior, regresó a Bolivia ya fungiendo como profesor en la especialidad de bombardeo aéreo.

Actividades antes de la Guerra del Chaco

Luego de culminar sus actividades militares bajo banderas extranjeras, que en 1928 le valieran la Estrella de Honor por haber honrado el nombre del soldado boliviano en acciones de armas extranjeras[4] retornó a la patria a la edad de 34 años –en Diciembre de 1927, con el objetivo de contribuir a la Carrera de las Armas en Bolivia. A penas con una semana en el país, tuvo la singular misión de escoltar a los raidistas franceses Dieudonné Costes y Joseph Le Brix en su paso por Bolivia, piloteando para ello el Caudrón C.97 “Chorolque”.
En 1928 comenzó su actividad en el campo de la foto-planimetría, realizando el primer servicio aéreo-fotográfico junto al entonces Sgto. Piloto César Gorriti.
Impulsado por un espíritu indomable y por las ansias de enaltecer a su patria, el entonces Mayor Alfredo Santalla, proyectó un raid aéreo internacional a la Argentina y eligió como compañero al Cap. Lucio Luizaga, con quienes solicitaron autorización al presidente de la República, Dr. Hernando Siles. Pese a las restricciones del momento lograron encontrar un avión que se adecuaba a las exigencias y lo habilitaron para el efecto. Es así que en la mañana del 6 de octubre de 1928 departen en un avión Fokker CV.9 bautizado como “Bolivia” con rumbo a Buenos Aires.
Por primera vez en su historia, Bolivia sorprendería al mundo con un raid propio por territorio inexplorado y agreste. Luego de vencer las etapas de Uyuni, Villazón y Córdoba llegaron al aeropuerto de “El Palomar” el 8 de octubre de 1928, donde fueron recibidos por el presidente argentino Marcelo Alvear, a quien entregaron un mensaje de confraternidad de su similar boliviano.
Alentados por el éxito logrado, prolongaron el raid aéreo al Uruguay, donde fueron recibidos en la base aeronaval “Punta Indio”, con fiestas y homenajes prolongados. Retornaron a Bolivia por la misma ruta, iniciando su vuelo el 27 de octubre, para llegar a La Paz el 2 de noviembre.

Participación en la Guerra del Chaco

Cuando el clarín de la guerra lo llamó a la campaña del Chaco, participando en las primeras operaciones aéreas, luego del ataque paraguayo al fortín boliviano Vanguardia el 5 de diciembre de 1928, Santalla, Rico Toro y Lemaitre y Foucher fueron comisionados para efectuar un bombardeo de represalia; los pilotos bolivianos llegaron a sus objetivos, efectuando un bombardeo y ametrallamiento inefectivo de los fortines Bahía Negra, Patria y Galpón.
En enero de 1929 Santalla regresó a La Paz, y con el enfriamiento de la situación en el Chaco, retornó brevemente a Francia posiblemente con una misión de evaluar material aéreo, en esa situación participó en una competencia donde ganó el Trofeo Internacional de los Aviadores de Paris, galardón codiciado por varios pilotos europeos.
De regreso a Bolivia fue movilizado oficialmente del 17 de Julio de 1932 hasta el 10 de mayo de 1936 (luego del armisticio). En virtud a su rango y experiencia Santalla tuvo bajo su mando una Escuadrilla durante varios periodos, también participó directamente en misiones bombardeo y ataque a tierra, reclamando graves pérdidas para las columnas de camiones y posiciones paraguayas. Según nuestros datos participó en las acciones de Huijay y Boquerón, fue ascendido a Teniente Coronel y combatió en Toledo (operación nocturna), dirigió otras operaciones hasta la Defensa de Villamontes, donde actuó como Jefe Accidentar de la Fuerza Aérea.
Paradójicamente, fue el Tcnl. Santalla quien junto a los Cap. García y Tte. Montenegro y Cap. Civ. Schroth condujeron de Villamontes a Asunción a los integrantes de la “Comisión de Neutrales” después del cese de hostilidades en el avión Junkers Ju-52/3m “Bolívar”, el 16 de Septiembre de 1935.
Durante la guerra Santalla, fue uno de los primeros en respaldar las iniciativas del Cnl. Bernardino Bilbao Rioja en sentido de crear y emplear escuadrillas tácticas y una serie de propuestas para modernizar la aviación. Lamentablemente muchas de estas sugerencias fueron desmerecidas por el gobierno y por otros mandos menos calificados del ejército. Cuando se refería al resultado de la contienda en sí, aseguraba que de no haber surgido la intervención de países vecinos, la Campaña del Chaco habría dado un giro inesperado en su tercera etapa, concluyendo que “el armisticio concertado tuvo que ser aceptado por nuestro ejército, aunque de mal agrado, (…) no se puede afirmar que los bolivianos perdimos la guerra, de ninguna manera, pues si así fuera la riqueza petrolífera [por la que se peleó] ya no nos pertenecería.”

Actividades en la Post-Guerra

Pasada la Guerra del Chaco, el Gral. Santalla fue profesor de la Escuela de Guerra y del Colegio Militar, más tarde fue designado prefecto del departamento de La Paz. Publicó los libros: El Armamento y los Métodos de Combate en la Gran Guerra, Los Grandes Factores del Progreso de los Pueblos y Un Alma Nueva para un Nuevo Ejército así como varias obras de teatro.
Sobreviven al Gral. Santalla sus hijos, Ivette Santalla Casanovas y Alfredo, Raúl y David Santalla Barrientos.

Los aviadores Luizaga y Santalla son recibidos en Buenos Aires / www.aviacionboliviana.net

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Una historia formidable de um hombre formidable! Es uma lástima que la sociedade contemporânea boliviana no tenga interés en conocer sus héroes, sus Orígenes, sus leyendas!
    Es un orgullo ser nieto de este prócer boliviano.

    ResponderEliminar
  3. es un orgullo ser tarara nieta de este prócer boliviano

    ResponderEliminar

Historias de Bolivia. Con la tecnología de Blogger.