Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

DESASTRE PARAGUAYO EN ÑANCAROINZA


Por: Oskar Cordova.

El contra-ataque boliviano puso en fuga a las unidades paraguayas, ocasionándoles fuertes pérdidas en hombres y armamento...
LOS SOLDADOS PARAGUAYOS LEVANTABAN LOS BRAZOS IMPLORANDO COMPASIÓN... (Relatos de un Corresponsal de Guerra para el peridódico El Diario - transcripción textual). 8 - 11 de febrero de 1935 - Ataque paraguayo a Ñancorainza.
1935- 02-12. — Por tercera vez, en menos de ocho días, ha sido derrotado el ejército paraguayo en su intento de aproximarse a la zona petrolífera boliviana. La novena división de Estigarribia fué aniquilada ayer en Ñancaroinza después de tres días de combate. Rechazados varios asaltos en grandes masas, se produjo el contraataque boliviano que puso en fuga a las unidades paraguayas, ocasionándoles fuertes pérdidas en hombres, armamentos y municiones. Hasta este momento pasan de 400 los cadáveres enemigos recogidos por nuestros soldados. 

En los parques de Ñancaroinza se acumuló el armamento capturado consistente en 8 ametralladoras pesadas, 45 livianas, 32 pistolas ametralladoras, un mortero y 724 fusiles. Aun no se ha podido contar el número de cajas de munición pero se calcula que pasa de un millón de proyectiles. Hay, además, abundante material de comunicaciones. 
Se han entregado 64 prisioneros de los regimientos Lomas Valentina, San Martín, Zapadores No. 4 y Batallón No. 2. 
ESCENAS SANGRIENTAS 
De las escenas más impresionantes de esta acción se puede destacar el combate que los prisioneros llaman “del funesto desfiladero". Mientras se efectuaba un ataque frontal, dos columnas enemigas de más o menos 300 hombres, se internaron, por lo que parecía un claro en nuestras filas y tomaron esa quebrada que baja de la serranía de Aguarague en medio de cortes casi perpendiculares. Ascendía una de las columnas por el costado Norte y la otra por el Sud. Después de recorrer unos dos kilómetros junto al abismo recibieron un formidable y concentrado fuego de fusilería, ametralladoras y morteros. 
CUNDE EL PÁNICO 
La confusión de los soldados paraguayos fue espantosa. Tropezaban entre ellos y rodaban al abismo para morir estrellados contra las rocas o desgarrados por los arbustos que flanquean la quebrada. Otros pretendían resguardarse en pequeñas depresiones del terreno, pero inútilmente porque los disparos cubrían todo el desfiladero. — “Basta, bolivianitos, basta" — gritaron entonces los sobrevivientes levantando las manos en actitud desesperada. 
EL FUNESTO DESFILADERO 

Y esa angustiosa voz de súplica repercutió a lo largo de lo que antes eran dos columnas de audaces conquistadores. De las dos columnas han quedado 24 prisioneros para contar en su pueblo el horror del “funesto desfiladero.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Historias de Bolivia. Con la tecnología de Blogger.