Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

LA MASACRE DE CATAVI FUE EL INICIO DEL FIN DEL PATIÑISMO Y EL GERMEN DE LA REVOLUCIÓN DE 1952

Foto: Catavi en la actualidad. Foto: Internet. / Fuente: Minería boliviana: su realidad - Escrito por Jorge Espinoza Morales

En septiembre de 1942 el sindicato de Oficios Varios le hizo llegar al gerente de Catavi una solicitud de incremento general de sueldos y salarios en una proporción del 100 por ciento con retroactividad al 1º de junio, arguyendo que desde enero la empresa vendía en condiciones más ventajosas sus concentrados y que la empresa había recargado los precios de los artículos de pulpería, excepto los 22 artículos acordados anteriormente. Los trabajadores de la Compañía Unificada del Cerro de Potosí, de la Compañía Minera de Oruro y de la Bolivian Tin & Tungsten de Huanuni presentaron solicitudes similares.
En el cruce de correspondencia y en las reuniones entre los sindicatos y el Gobierno, el Ministerio de Trabajo logro que los dirigentes bajen sus pretensiones de aumento al 30 por ciento y les propuso a los dirigentes  de Catavi renunciar a la huelga y a cambio el Gobierno pondría en vigencia la Ley General del Trabajo preparada en el gobierno de German Busch, que les sería favorable en lo que toca a precios de contratos, jornada de 8 horas, vacaciones, doble pago en días feriados etc., lo que fue cumplido por ambas partes  y el 8 de diciembre se aprobó la ley.

Al día siguiente el Sindicato de Catavi telegrafió al presidente Peñaranda que dispuso el ingreso a huelga de todos los trabajadores de la empresa a partir del 14 de diciembre, por lo que el Gobierno puso al distrito minero Uncia-Llallagua bajo jurisdicción militar y ordeno que el Comandante de la Región Militar Número 3 con asiento en Oruro, se traslade a Llallagua. El 14 se inició la huelga. El 15 llego a la zona el regimiento Ingavi.
En las primeras horas del lunes 21 se reunieron en Uncia, Siglo XX y Cancañiri grupos cada vez mas numerosos y unas 8.000 personas decidieron  bajar en manifestación a Catavi al son de una banda. En primera fila destacaba una humilde mujer llamada María Barzola que llevaba una bandera nacional. Los efectivos militares se encontraban pertrechados en la tranca de Catavi y realizaron los primeros disparos al aire con fines de amedrentamiento y como los manifestantes siguieron adelante, tiraron a matar. Las ametralladoras provocaron –según el ejército- 4 muertos y 19 heridos en las filas obreras y los primeros en caer fueron los que estaban a la cabeza, entre ellos María Barzola.
La gente se dispersó y volvió una calma aparente, pero la multitud volvió a concentrarse y a marchar hacia Catavi en cuya parte superior se había posicionado el regimiento Ingavi con todos sus efectivos. Los manifestantes continuaban su marcha detonando cartuchos de dinamita y los militares volvieron a disparar matando –según los miliares- a 9 personas e hiriendo a 17. La pampa entre Catavi y Siglo XX donde no había donde esconderse  se tiño de sangre; luego se la denominó Pampas de María Barzola. Oficialmente se dijo que hubo 19 muertos y 40 heridos, aunque un testigo ocular que estuvo en el sitio declaro que muchos más cadáveres fueron encerrados ese mismo día, tomándose precauciones para que no pudieran contarse las bajas.
A decir de Roberto Querejazu: “Los 13 muertos y 39 heridos iban a tener significación histórica. Hubo otros muertos y heridos en las minas en épocas anteriores, pero las circunstancias políticas no fueron las mismas. Con excepción de la “masacre de Uncia” de 1923, utilizada por los opositores contra el gobierno de Bautista Saavedra, las demás bajas en las filas de trabajadores mineros no llegaron a la conciencia popular y solo hicieron mella en el corazón y el estómago de las viudas y las huérfanos de los caídos.”

La masacre de Catavi marco el principio del fin del patiñismo y fue el germen de la revolución de 1952 y la nacionalización de las minas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Historias de Bolivia. Con la tecnología de Blogger.