Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

DOS CARTAS ENTRE SIMÓN BOLÍVAR Y ANTONIO JOSE DE SUCRE, Y LA FUNDACIÓN DE BOLIVIA


Fuente: CARTAS PARA COMPRENDER LA HISTORIA DE BOLIVIA - Mariano Baptista Gumucio.

Estas dos cartas transcritas a continuación son quizá las más fundamentales para entender el nacimiento de nuestra patria Bolivia.

DEL MARISCAL SUCRE AL LIBERTADOR BOLÍVAR

Potosí, a 4 de abril de 1825
A su excelencia el general Bolívar.
Mi general:
Hace una hora que recibí la carta de usted del 21 de febrero. Ella me ha dado un gran disgusto, pero no con usted sino conmigo mismo que soy tan simple que doy lugar a tales sentimientos. Este disgusto es lo que usted me habla en cuanto a las provincias del Alto Perú, respecto de las cuales he cometido un error tan involuntario, pero mi objeto fue cumplir las intenciones de usted. Mil veces he pedido a usted instrucciones respecto del Alto Perú y se me han negado dejándome abandonado; en este estado yo tuve presente que en una conversación en Yacan, pueblo cerca de Yanahuanca, me dijo usted que su intención para salir de las dificultades del Alto Perú era convocar a una asamblea de estas provincias. Agregando a esto lo que se me ha dicho de oficio de que exigiese de Olañeta que dejara al pueblo en libertad de constituirse, creí que este era el pensamiento siempre de usted; nunca me figuré que se trataba de Buenos Aires, porque ¿qué pueblo, qué orden ni gobierno había en Buenos Aires?

Además, ¿por qué esta misma carta que usted me escribe ahora no la hizo tantas veces que le he pedido órdenes sobre este país? ¿Yo soy adivino para penetrar qué es lo que se quiere después de haberse mostrado otra cosa? Usted sabe, mi general, que yo no tengo aspiración ni mira alguna ni en este ni en ningún país; mi desvelo es complacer a usted en su carrera de salvarnos. He creído en mi corazón que el corazón de usted es todo por el bien de la América y, persuadido de esto, he creído que el examen de otras materias pudiera ser malo y, así, he pensado que me tocaba únicamente obedecer y seguir al genio que ha tomado a su cargo nuestra redención.
Yo me acuerdo que, el día que pasé al Desaguadero, dije a usted que el emprender nuevos compromisos me iba a costar mil disgustos y ya empiezo a sentirlos. Por amistad a usted y por amor a la patria vine a estas provincias contra toda mi voluntad, pues mis deberes como colombiano y como general estaban satisfechos en el Desaguadero. Yo creo haber dicho a usted que me había de pesar el venir a estos países, cuya situación iba a ponerme en compromisos.
Después de estar aquí, y no sabiendo qué hacer sin presentarme con un aire aborrecible al pueblo, tomé el camino más noble y generoso que fue convocar la asamblea general de las provincias y yo, aunque no sé ni quiero saber estas cosas de los pueblos, veo mi paso bajo diferente aspecto que usted.
Usted dice que la convocación de esta asamblea es reconocer de hecho la soberanía de las provincias ¿y no es así en el sistema de Buenos Aires en que cada provincia es soberana? ¿Salta, Córdova [sic], Tucumán, La Rioja, Santa Fe, etc., etc., no tienen sus gobiernos independientes y soberanos? ¿Por qué pues una provincia con 50.000 almas ha de ser allí gobernada independientemente y federada y cinco departamentos con más de un millón de habitantes no han de congregarse para proveer a su conservación y a tener un gobierno provisional mientras ven si se concentra el gobierno general? Estas son cuestiones que no me tocan ni que yo he indicado siquiera, pero son las que tuve presente para pensar que usted juzgaba por la necesidad de convocar aquí una asamblea, que si era para constituir las provincias independientes, organizase el gobierno y, si para que fueran de Buenos Aires, sirvieran como una masa para que a ellas se agregaran las demás provincias del Río de La Plata y forzarlas así de un modo suave a entrar en orden. Yo no sabía que hubiera ya congreso en Buenos Aires, ni creo que lo hay sino en nombre; yo estoy ya lidiando con los de por allí y lo veo así.
En mi triste opinión encuentro haber hecho un servicio al país, a Buenos Aires y a la América, con la convocación de esa asamblea. Estas provincias, siguiendo el funesto ejemplo de disolución de Buenos Aires, ya me han incomodado; los cabildos se han creído representantes de la soberanía en el sistema federal que han concebido y por fuerza los tengo que mantener en unión. Además yo vi que usted mismo pidió en Guayaquil a una asamblea su deliberación respecto a una sola provincia de 80.000 almas. En fin, mi general, yo puedo haber errado, pero sin intención alguna; al contrario, mi objeto ha sido complacer a usted y servir tanto a este país como al Perú, a Buenos Aires y a la América con un paso que evitaba las facciones y tumultos. Mi decreto está concebido en cuanto a lo esencial, sobre estas palabras que tengo en dos cartas de usted: “que la suerte de estas provincias será el resultado de la deliberación de ellas mismas y de un convenio entre los congresos del Perú y el que se forme en el Río de La Plata”. Confieso que tengo una falta de inteligencia en las palabras de política y que solo me he guiado por mi sentido común, pero con la mejor buena fe.
Después de todo, la tal asamblea solo tiene poderes para organizar un gobierno provisionalmente hasta saber en qué quedan Buenos Aires y el Perú; parece una cosa que no puede negársele el que ellas se preserven del contagio de disolución de que usted mismo quería guardarlas y que es tan fácil de entrar en estos países.
Por último, he tenido la buena fortuna de que la ocupación de los departamentos de Potosí y Chuquisaca por los españoles han impedido las elecciones y que, por tanto, no se verificará la reunión de la asamblea para el 19 de abril, sino el 25 de mayo, para cuyo tiempo estará usted aquí y le dará el giro que quiera al negocio. Esta gente creo que seguirá los consejos que usted les dé y, en este caso, es mejor que esté reunida la asamblea para que haya una deliberación legítima.
Desde ahora sí le advierto que ni usted ni nadie las une de buena voluntad a Buenos Aires porque hay una horrible aversión a este vínculo; si usted tiene ideas de unirlas puede decir a Buenos Aires que mande un fuerte Ejército para que lo consigan, pues de otro modo es difícil.
Ya he dicho a usted mi general, mil veces, que toda mi ambición está cifrada en acabar la guerra con los españoles e irme a mi casa de simple ciudadano. Por fortuna esta guerra está concluida, solo existen por rendirse un cuerpo de 270 hombres que en un par de semanas estarán sometidos. Sobre estos principios marcharé en mi conducta ulterior. Yo no he ofrecido a nadie encargarme de mando de pueblos y en consecuencia he resuelto estar aquí hasta el 15 o 20 mientras arreglo esta provincia; [después] seguiré a Chuquisaca y estaré diez días con la misma ocupación allí; luego me voy para La Paz y sin pararme para Arequipa. Como general del Ejército, está en mi arbitrio elegir mi residencia. Añadiré a usted más, y perdóneme por nuestra amistad: en el correo enviaré mi renuncia del mando del Ejército Unido y me reduciré al mando del Ejército de Colombia, ya que usted dice que no tiene facultades para aceptar la renuncia de este, la que he mandado por triplicado al gobierno de Bogotá. Así, yéndome a Arequipa después de haber concluido aquí con los españoles, habré cumplido mi único compromiso en esta guerra. Atendiendo desde allí al Ejército de Colombia y tratando de conservar el orden en los cuerpos de tropas peruanas que quedan aquí, llenaré mis deberes; lo demás no es mi negocio ni puede serlo.
No entendiendo el manejo de pueblos, sería un desatino tomar sobre mi responsabilidad asuntos que me van a causar disgustos. No crea usted, mi general, que esto lo haga por orgullo; ignorando la conducta que deba usar me expongo a sentimientos que no debo recibir. Yo no soy para hombre público; usted mismo me cita un paso falso en el Callao y sería un tonto, después que he logrado alguna estimación como soldado, perderla por meterme a hombre político. Es verdad, mi general, que mi conducta en el Callao fue tan incierta porque, estando opuestas mis opiniones a las órdenes de usted, preferí obedecer a usted como soldado, cuyos deberes son siempre pasivos en esos negocios.
Vea usted ahora mismo, mi general, lo que sucede: ¿qué necesidad tengo yo de pasar otro disgusto como el que tengo hoy, por asuntos en que toda mi aspiración se reduce a complacer a usted y servir al país? No, mi general, yo no debo ser sino un simple ciudadano; terminada la guerra de los españoles debo seguir a mi corazón. En esta semana escribiré al gobierno de Buenos Aires y le manifestaré los motivos en que he fundado mi decreto; les expresaré que ninguna ambición o mira me ha conducido, sino el bien de la América y el evitar la anarquía a estos pueblos, y les diré que, respecto a que la asamblea no se reunirá hasta el 25 de mayo, ellos pueden tomar sus medidas en todo. Estoy cierto, mi general, que cuando usted venga aquí aprobará la convocación de esta asamblea. Este paso ha sido un bien para usted, para el Ejército, para la América, para mí, y aun para acabar la guerra.
O’Connor salió esta mañana para ponerse a la cabeza de los 1.700 hombres que están en La Lava y destruir los 270 hombres que tiene Barbarucho. Le he prevenido que acabada esa cosa ponga un batallón en Tupiza, otro en Tarija y el regimiento de Dragones donde haya pastos. El [regimiento] número 2 está aquí; el número 1 va a Chuquisaca y los Húsares de Junín irán a Cochabamba.
Ruego a usted, mi general, que si esta carta lo molesta algo me perdone; nunca piense usted que yo le incomode; únicamente juzgue que quiero ponerme a cubierto y mostrar mi buena fe en todo. Soy suyo de corazón, muy fiel amigo y humilde servidor,

Antonio José de Sucre.

Con respecto a esta carta, Daniel F. O’Leary menciona esta misiva en Cartas de Sucre al Libertador (1820-1826).

A continuación trascribimos la respuesta de Bolívar.

DEL LIBERTADOR BOLÍVAR AL MARISCAL SUCRE

Nazca, a 26 de abril de 1825
Mi querido general:
Ayer recibí, con un oficial de Pichincha, las dos cartas de usted de Potosí a 4 de abril. Veo por ellas, con mucho dolor, el gran sentimiento que le ha causado a usted mi carta del 21 de febrero. Yo me imaginé siempre que la delicadeza de usted se ofendería por mi desaprobación a la convocatoria de los pueblos del Alto Perú. Usted sufrirá constantemente mientras que sea movida su sensibilidad por esas cuerdas delgadas de una delicadeza suprema.
Ni usted ni yo podemos evitar un mal que es inherente a su naturaleza propia, pero sí podemos obrar de un modo que evitemos los desagrados que son consiguientes a los negocios públicos.
Usted me pregunta que por qué no le di instrucciones y por qué no le escribí aquella carta del 21 de febrero antes, como usted lo pedía repetidas veces. Responderé que yo mismo no sabía lo que debía decir a usted porque dependían mis instrucciones de la voluntad del congreso. Rousseau aconseja que cuando se ignore lo que se debe hacer, la prudencia dicta la inacción para no alejarse uno del objeto a que se dirige porque puede uno adoptar mil caminos inciertos en lugar del único que es recto. Así he obrado yo, y me parece que así debió usted obrar. Lo que usted me dice sobre la rectitud de sus principios y de sus sentimientos es enteramente inútil. Yo sé muy bien que usted no tiene ambición y usted me injuria en disculparse con respecto a una pasión que jamás he pensado atribuirle.
Convenga usted conmigo, aunque le duela su amor propio, que la moderación de usted le ha dictado un paso que jamás pudo ser bastante lento. Lo que a mí me hacía dudar, y por lo mismo no resolver, lo juzgó usted muy sencillo y lo hizo sin necesidad. Digo sin necesidad primero porque el país no se había libertado, segundo porque un militar no tiene virtualmente que meterse sino en el ministerio de sus armas y tercero porque no tenía órdenes para ello.
Usted me perdonará todas estas mortificaciones nuevas que le doy ahora, mas usted debe persuadirse que más sufro en darlas que en ahorrarlas y que si yo sufro esta pena porque usted la padece a la vez es con la mira laudable de desengañar a usted de que tiene razón, porque un mal que no se conoce no se puede jamás curar.
Si usted pierde la ocasión de conocerse a sí mismo, ahora que la fortuna no le ha envenenado el ánimo todavía con sus embriagueces halagüeñas, no aprovechará usted nunca de la caudalosa fuente de talentos y virtudes que ha colocado en usted la naturaleza. Usted está llamado a los más altos destinos y yo preveo que usted es el rival de mi gloria, habiéndome ya quitado dos magníficas campañas, excediéndome en amabilidad y en actividad como en celo por la causa común. Cuando el espíritu de usted esté cultivado por la experiencia y por la teoría, no dudo que sobresaldrá con mucho a cuanto conocemos de más ilustre entre nuestros americanos. Por todas estas consideraciones, debe usted apreciar el mérito de mi sinceridad con respecto a usted, puesto que ando buscando la perfección de aquellas nubes que deben oscurecer el poco resplandor de mi gloria […].
Usted supone que a mí me parecerá bien la convocatoria de la asamblea cuando llegue al Alto Perú. Tiene usted razón en suponerlo, y diré más: que me gusta; y añadiré todavía más: que a mí me conviene sobremanera porque me presenta un vasto campo para obrar con una política recta y con una noble liberalidad, pero lo dicho, dicho; y con la añadidura de que no siempre lo justo es lo conveniente, ni lo útil lo justo.
Yo no debo obrar para mí ni por mí. Mi posición pública es la conciencia de mis operaciones públicas. Por lo mismo, no sé todavía lo que me tocará hacer con ese Alto Perú porque la voluntad legal del pueblo es mi soberana y mi ley. Cuando los cuerpos legales decidan de la suerte del Alto Perú, entonces yo sabré cuál es mi deber y cuál la marcha que yo seguiré. Usted me dice que si quiero entregar este país a Buenos Aires, pida un Ejército grande para que lo reciba. Esta observación me ha hecho pensar mucho, sin hacerme cambiar de dictamen.
También añade usted que las fracciones del Río de la Plata son soberanas y que la mitad del Río de la Plata reside en esas provincias altas: que, por lo tanto, un millón de habitantes bien podían constituirse en un gobierno provisorio para evitar la anarquía. Todo esto es exacto y justo, pero la ley del congreso no ha mandado esto. Así es que no sé cómo haré para combinar la Asamblea del Alto Perú con la determinación del Congreso. Cualquier que sea mi determinación, no será, sin embargo, capaz de violar la libertad del Alto Perú, los derechos del Río de la Plata ni mi sumisión al poder legislativo de este país. Usted sabe perfectamente que mi profesión ha sido siempre el culto popular y la veneración a las leyes y a los derechos.
Yo no mandaré a buscar un Ejército a Buenos Aires, tampoco dejaré independiente, por ahora, al Alto Perú, y menos aún someteré ese país a ninguna de las dos repúblicas pretendientes. Mi designio es hablar con verdad y política a todo el mundo, convidándolos a un congreso de los tres pueblos, con apelación al Gran Congreso Americano. Entonces se verá que yo he respetado a todos y no me he inclinado a nadie; mientras tanto, el Ejército Unido ocupará el país militarmente y estará sujeto al general en jefe que yo nombre. Este general en jefe es usted, debe ser usted y no puede ser otro sino usted.
Yo le ruego a usted que no se venga. Espéreme para resolverlo todo conforme.

Bolívar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

POR LA PATRIA MURIERON ALEGREMENTE Y POR ELLA SE CONQUISTÓ LA VICTORIA... (KILÓMETRO 7 — GUERRA DEL CHACO)

Por: O. Cordova . «Se sabe que el efectivo de enemigos en la acción de Km. 7 llegaba a 10.000 hombres muy bien armados. Las fuerza...

Popular Posts