Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

UNA VICTORIA PÍRRICA PARAGUAYA — BOQUERÓN, GUERRA DEL CHACO, 1932


Por: Oscar O. Cordova.

(Una victoria pírrica es aquella que se consigue con muchas pérdidas en el bando aparentemente o tácticamente vencedor, de modo que aun tal victoria puede terminar siendo desfavorable para dicho bando). 
[...] Esta pírrica y extemporánea victoria de Estigarribia fué empero, estruendosamente festejada en todo el Paraguay. Sus 3.000 bajas entre muertos, heridos y desaparecidos fueron celosamente ocultadas a la opinión pública. 
Oficialmente, la sanidad militar paraguaya admitió 1.890; obviamente, con fines de propaganda. Y con los mismos  fines, la propaganda paraguaya infló las 52 nuestras: multiplicaron por dos los prisioneros del reducto (a 820) y aparte nos atribuyeron otras 1.878 bajas en nuestros «intentos fallidos de romper el cerco». En realidad, de acuerdo al Parte de la 4ª Div. al Gral. Quintanilla, el efectivo faltante en la división (incluyendo a la guarnición del fortín) el día 1º de octubre de 1932 era de 1.500 hombres en total (muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros), considerando la totalidad de las operaciones. Los festejos en Asunción duraron varios días. 
La gente besaba y obsequiaba a los uniformados en las calles, instituciones, oficinas, tiendas, etc. La locura alcanzó hasta las máximas autoridades. Un episodio realmente jocoso es el siguiente: «Apenas conocida en la capital la capitulación de Boquerón -esta vez real y efectiva- el presidente Eusebio Ayala se dirigió al Hospital Militar Central para saludar a algunos de los heridos en la mencionada acción de guerra, que allí se asistían. Apenas había descendido de su automóvil -según relataron testigos presenciales del hecho- cuando se precipitó a su encuentro un sujeto, no ya joven, envuelta la cabeza en vendas y con la cara embadurnada con cuajarones de sangre. (Como si en ese estado hubiese podido llegar desde el campo de batalla, situado a más de quinientos kilómetros de distancia, con muchas etapas intermedias de evacuación). La cosa es que don Eusebio lo estrechó conmovido entre sus brazos, murmurando palabras de encendido patriotismo. Pero en medio de la euforia 
presidencial, encargóse el médico de guardia de poner las cosas en su lugar: tratábase, en realidad, de un beodo consuetudinario que la noche antes se había ido de narices contra el empedrado de la calzada, a media cuadra del  hospital, en la calle entonces llamada Cachinga. Se comentó -no me consta- que a partir de entonces, nunca más volvió a visitar el presidente un hospital de sangre durante la guerra». (AB-Cnl. Arturo Bray. “MEMORIAS”). Pese a todo, a la enorme cantidad de bajas, al tiempo transcurrido y a la inmejorable oportunidad perdida de destruir al ejército boliviano [...]. 
( Fuente: Luis Fernando Sánchez Guzmán — Boquerón, 1932).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

POR LA PATRIA MURIERON ALEGREMENTE Y POR ELLA SE CONQUISTÓ LA VICTORIA... (KILÓMETRO 7 — GUERRA DEL CHACO)

Por: O. Cordova . «Se sabe que el efectivo de enemigos en la acción de Km. 7 llegaba a 10.000 hombres muy bien armados. Las fuerza...

Popular Posts