Historias de Bolivia, Archivos Históricos.- Sitio dedicado a la recolección de notas periodísticas, revistas, libros, fotografías, postales, litografías, investigaciones, curiosidades, etc., etc. Todo lo relacionado con la historia de nuestra patria Bolivia. (Historia de Bolivia).

LA PANDINA CONSUELO DÍAZ FUE LA PRIMERA MISS BOLIVIA


EL AÑO 1955 SE LLEVÓ LA SORPRESA DE SER NOMBRADA COMO LA PRIMERA REINA DE BELLEZA DEL PAÍS

Ante tanta polémica por los concursos de belleza, sobre todo en Cochabamba, Consuelo Díaz, pandina de nacimiento, nos recuerda una época en la que todo era más sencillo. Acaba de cumplir 80 años y cuando tenía 17, fue nombrada como la primera Miss Bolivia de la historia.
Era apenas una adolescente que estudiaba en el colegio Alemán Santa María en Cochabamba, donde estuvo como interna desde pequeña y prácticamente fue criada por las monjas de ahí, cuenta la ex reina de belleza.
Su nombramiento como la más bella del país fue en 1955 cuando estaba cursando el bachillerato y se hizo un concurso nacional de belleza, organizado por los cronistas deportivos en La Paz.
“Llamaron a mi papá, porque yo estudiaba en Cochabamba, éramos 7 hermanos y querían que yo represente a Pando, porque en ese entonces Pando parecía estar tan lejos que uno se podía embarcar en el Lloyd (Aéreo Boliviano) y se llegaba a Cochabamba recién en 4 o 5 días por las lluvias, era un problema llegar desde Pando”, cuenta Consuelo.
La invitación a una pandina residente en Cochabamba, se debía a que, según cuenta la ex soberana, cuando fue el centenario de Bolivia se hizo un gran festival en La Paz y Pando con su delegación no pudo llegar.
“Parecía estar en el confín del país, era difícil comunicarse, se quedaron con esa pena entonces para el reinado querían que participe Pando, pero me eligieron porque estaba en Cochabamba”, dice.

UNA TRAVESÍA HACIA LA “CORONA”

Uno de los principales obstáculos para que Consuelo Díaz viaje hasta La Paz, fue conseguir el permiso de las monjas de su colegio, pero en ese entonces se tuvo ayuda hasta del vicepresidente de ese periodo, Hernán Siles, quien según cuenta Consuelo, llamó personalmente al Alemán Santa María.
“Llamó a las monjitas para convencerlas. De esa manera participé en La Paz. En ese entonces todo era tan simple y sencillo, ahora indudablemente las preparan y les enseñan todo, en ese entonces estábamos todas con nuestras caritas lavadas”, dice.
El evento se realizó en el estadio Hernando Siles pero, como no estaban seguros de la participación de Pando, al verla llegar improvisaron una carroza en un auto de carrera, Consuelo viajó parada en el techo de éste, para el desfile.
“Al final fue una elección, no un concurso. Estábamos en una época crucial de cambio, quizás esta época también sea de cambio. No sé cómo, pero sacaron pañuelitos blancos en el estadio y gritaban ¡Pando, Pando!... entonces el jurado confirmó la elección y de esa forma fui nombrada. Esto fue en agosto, cuando ya había pasado El Miss Mundo en Estados Unidos. Cuando llegué a Cochabamba nos agasajaron a mí y a la Miss Cochabamba. Al año siguiente o a los dos años recién se envió candidatas al evento internacional”, explica.

UNA VIDA DE SENCILLEZ

La adolescente de 17 años que no sabía en 1955 que sería la primera soberana de la belleza nacional, lo que ahora es el Miss Bolivia, destacaba también por su afición a los deportes y a la escritura, ese mismo año ganó un concurso literario en homenaje a Adela Zamudio, sacó el primer premio en la categoría de Prosa.
Sobre qué significó todo esto para ella, Consuelo dice que fue un lindo recuerdo de una época de su vida.
“Solo cuando eres jovencita aceptas las cosas como vienen hacia tu vida, tuve el cariño de la gente que sin conocerme me dio su afecto y estímulo, para que yo vaya al concurso, todos los profesores del Santa María intervinieron por mí para convencer a las monjitas y cuando regresé, en el colegio me hicieron homenajes”, recuerda Consuelo.
Su vida siguió en Cochabamba, estudió Derecho durante un par de años y después se casó, vinieron los hijos (tiene 4) y otros desafíos. Es abuela de nueve nietos y ninguna de sus hijas siguió sus pasos por los concursos de belleza, pero tuvo una sobrina que concursó por Pando y llegó a Miss Mundo, Carolina Díaz.

Este artículo fue publicado en el Periódico Los Tiempos de Cochabamba (¡OH!) el 10 de abril de 2017.
---------

Fotos: 1). Reina para siempre. Así luce actualmente Consuelo Díaz. Reside en Cochabamba.
2). Otra bella pandina. Carolina Díaz, sobrina de Consuelo, fue miss Pando y quedó segunda en el Miss Bolivia 1981.

El 4 de julio de 2017 cuando la pandina Gleisy Noguer gano la corona Miss Bolivia 2017, el diario El Deber de Santa Cruz le hizo una entrevista a la primera Miss Bolivia, la también pandina Consuelo Díaz Lima. A continuación transcribimos la entrevista.

CONSUELO: “VOLVÍ A VIVIR MI TRIUNFO DEL MISS BOLIVIA”

Emocionada y muy contenta, así estaba Consuelo Díaz Lima de Beccar, al referirse al triunfo de la también pandina Gleisy Noguer, elegida recientemente miss Bolivia 2017, y también al recordar que una hazaña similar ella consiguió en 1955. 

¿Qué le parece el triunfo de otra pandina en el concurso Miss Bolivia?

Estoy feliz, muy contenta y emocionada. Quiero darle un gran abrazo a esa niña que ganó en Santa Cruz el Miss Bolivia. Y deseo decirle que los pandinos estamos muy orgullosos de ella, que su triunfo es de todo nuestro pueblo.

Usted vivió una emoción parecida, ¿cómo fue?

Volví a vivir mi triunfo de hace 52 años. Esta niña me trajo a la memoria aquel tiempo y que jamás olvidaré. Fue el 6 de agosto de 1955, en el estadio Hernando Siles de La Paz. Tenía 17 años y estudiaba en el colegio Santa María de Cochabamba, de monjas, que no dejaban participar a sus alumnas en esos eventos. El entonces vicepresidente de la república, Hernán Siles Zuazo, habló y pidió permiso, y así me fui a La Paz para concursar.

¿Cómo fue el certamen?

Fui la última en llegar. Había representantes de todos los departamentos del país. Dimos una vuelta subidas en unos vehículos, todas con vestidos largos y la gente empezó a gritar ¡Pando, Pando, Pando! Fue muy emocionante, luego el maestro de ceremonias anunció que la ganadora era yo. No lo podía creer, porque jamás había estado en ese tipo de eventos.

¿Quiénes lo organizaron?

Fue el Círculo de Periodistas Deportivos y lo siguieron haciendo tres años más.

¿Cómo celebró?

Con mi familia fuimos a Cobija, donde las autoridades y el pueblo me dieron una bienvenida hermosa. Toda la gente se dio cita en la plaza principal de la ciudad, hubo música y bailes, toda una fiesta. Después mi padre ofreció un churrasco en su estancia, que estaba a 19 kilómetros de Cobija, y todos se fueron a seguir celebrando. Allá también bailamos y cantamos, todos estaban felices por mi triunfo y me decían que estaban orgullosos de mí. Eso jamás voy a olvidar, el cariño de la gente.

¿Después de ser miss Bolivia qué hizo?

Me quedé a vivir en Cochabamba. Me casé hace 59 años con un hombre maravilloso, Ernesto Beccar Gómez y formamos una bella familia, que es mi mayor orgullo. Tengo cuatro hijos: Cecilia, ‘Peter’, María Claudia y Luis Ernesto, que me han dado nueve bellos nietos.

¿Visita Pando?

Lamentablemente no muy seguido como yo quisiera. Hace ocho años que no voy, pero quiero regresar lo más pronto posible, allá están mis raíces y me encanta visitar los lugares donde pasé mi niñez.

¿Cómo ve ahora el concurso Miss Bolivia?

Es muy diferente al certamen que yo gané. Ahora es muy profesional, es un gran show y a las candidatas las preparan con anticipación.

¿Qué le gustaría decirle a Gleisy Noguer?

Que a donde sea que vaya diga que es pandina, que lleve en alto el nombre de Pando y que sea siempre sencilla.


(Robin Peredo / El Deber de Santa Cruz 04/07/2017)
-----------------------
Links relacionados:

1 comentario:

Historias de Bolivia. Con la tecnología de Blogger.